Etiquetado: PRI Mostrar/Ocultar Comentarios | Atajos de teclado

  • thelonious9 13:13 el 23/05/2011 Permalink | Responder
    Etiquetas: #spanishrevolution, elecciones, Fin del Mundo, Harold Camping, Política, Políticos, PRI, sociedad, Voto en Blanco, Voto Nulo   

    Una semana de Reflexión: El 22-M y el Fin del Mundo 

    Creo que fue en los Simpson -no recuerdo-, en un episodio donde Bart habló (uno de tantos ) sobre el fin del mundo. Si mal no recuerdo, sus palabras fueron algo parecidas a “Mañana, cuando veamos que todo sigue igual, nos despertaremos y nos sentiremos estúpidos porque todo sigue aquí”. No recuerdo, incluso puede no ser de Los Simpsons, pero a falta de una referencia más cercana, por el momento, ésta servirá.

    Y, en efecto, el mundo sigue aquí. La mayoría de los que trabajamos la semana pasada seguimos aquí. Muchos crédulos temían que para la noche del sábado, estarían metiéndose de todo con Janis Joplin y jugando a las canicas con Bobby Fischer, pero nomás nada, se chingaron, porque seguimos aquí (ha-ha).

    Éste NO ES UN POST SOBRE EL NO-FIN DEL MUNDO. En realidad, es sobre la #Spanishrevoltion y cómo afrontar que algo que muchos dimos por hecho, (aún) no llegó.

    Notar, por favor: No soy un conocedor, no soy un eminente intelectual de izquierda. Soy un simple observador que se dejó inflamar por el romanticismo de un movimiento social, un idealista, pues.

    Según los cálculos de el señor Harold Camping, el final del mundo tendría lugar el 21 de mayo pasado, ya que se cumplían siete mil años después de que Noé fuera salvado del Diluvio Universal. Según los cálculos de algunos, el 22 de mayo, #22M (jerga tuitera), los políticos españoles iban a reconsiderar sus insensibles mentes y se abrirían a las protestas de un pueblo ignorado, relegado a los intereses de los privados. Resultado: El poder, a la derecha.

    Me recuerda a la campaña en México de Voto en Blanco. Se invitaba a los ciudadanos, internautas en su mayoría, mediante cadenas de correo electrónico, las horrendas presentaciones en power point, Twitter, Facebook, hasta en el Hi5, a ir a las urnas y dejar un “recuerdito” en las papeletas: anular el voto. Muchos llevaron su cámara y retrataron su protesta; fotos de frases que condenaban a la chingada a los partidos políticos, y otras expresiones no verbales, como miembros masculinos y otros. Algunos más creativos, en el espacio reservado para candidatos ciudadanos y no militantes, rindieron tributo a celebridades, recuerdo que en una casilla cerca de casa, ganó Michael Jackson, aun estando muerto.

    Resultado: Jurassic Park o de cómo se consiguió que los dinosaurios caminaran (y dominaran) nuevamente en la tierra (mexicana).

    Foto robada vilmente de aquí: (píquele para ir)

    En mi ignorancia política, me pregunto ¿Por qué? ¿Cómo es posible que en países con tal cantidad de personas en la pobreza, los movimientos sociales deriven en la reinstauración de gobiernos arcaicos y antidemocráticos? No es una pregunta retórica ¿Qué chingados estamos haciendo?

    Confieso que el domingo me desperté con una cruda moral. Me sentí estúpido, lo cual ya es de por sí estúpido. Muchos de mis amigos me veían absorto en las protestas del pueblo español,y emocionado al ver a tanta gente unida en una sola voz. Me emocioné al ver que el movimiento se extendía por Europa hasta llegar a nuestro continente. Ya imaginaba una acampada en el Zócalo, una que no fuera para variar del SME o del PRD. Me imaginé una presión cabrona, ya no sobre el pendejo de Calderón (ya comenté que creo que ese güey es sólo un chivo expiatorio para todas la pendejadas que se comenten a diario en el gobierno de cualquier partido en México), sino sobre toda la bola de hijos de puta que tenemos como “nobleza política”, que los íbamos a dejar sin chamba, que la gente por primera vez gobernaría, participaría…

    Me sentí una especie de Harold Camping, de Coco Chanel, una especie de Nostraidiotus… y luego me avergoncé. Al principio, pensé que era por ingenuo, sin embargo, después de reflexionar que el mundo seguía igual que ayer, comprendí que no era totalmente cierto. Me sentí avergonzado por pensar que todo sería tan fácil como protestar, por salir a la calle y marchar, por sentir que todo sería tan simple como alzar la voz. Eso ya sucedió una vez, y no pasó nada. En palabras de un querido amigo, este mundo es el lugar donde se debe cambiar todo, para que todo siga igual.

    Los políticos ya se la saben, los gobiernos tienen ya bien presupuestado todo esto; lo esperan, lo planean y se aprovechan. Las iglesias manejan del mismo modo todo el desmadre de que el mundo se va a terminar: “¡Arrepiéntanse, el fin está cerca, móchense con sus limosnas, teman!” y se forran de lana como siempre. El ciudadano promedio piensa: “Si hago lo que me dicen, no tengo por qué temer, y después, cuando esté en el cielo, me voy a sentar en mi pedestal a burlarme de los pendejos que se están quemando allá abajo”. 

    Lo único que me avergüenza, es la tibieza con la que reaccioné: Yo, muy realista, burlándome de los que temían el fin del mundo, pero tenía fe en que el mundo y los que lo manejan, iban a cambiar de la noche a la mañana.

    Ayer, el mundo seguía aquí, y los pinches políticos siguen cagándose de la risa de nosotros, sin embargo, hay en todo esto sólo una verdad inamovible, una verdad universal: El mundo se va a terminar un día, el planeta va a explotar, los seres humanos vamos a desaparecer de este planeta, es inevitable; así, el orden mundial, los políticos, los líderes insensibles también van a caer, ya se dio un paso, ya nos los vieron, y por intentos no paramos. Sólo de nosotros depende que el próximo intento sea el último, y aun así, eso no garantiza que la lucha se termine para siempre”.

    Para quitar el sabor de solemnidad, que tampoco es para flagelarse como lo hago, dejamos algo de humor (es humor, eh, no refleja mi postura, para que luego no anden diciendo)

    Anuncios
     
  • thelonious9 21:33 el 13/05/2011 Permalink | Responder
    Etiquetas: apatía, gobierno, guerra sucia, información, juventud, medios, partidos políticos, PRI   

    Estamos muy, muy agusto… 

    ¿Estamos contentos?

    Todos los días, en la radio, en el diario, en la TV, en blogs, Twitter, Facebook; hasta en los baños públicos uno escucha las frases “No Más Sangre”, “Estamos Hasta la Madre”, “Si No Pueden, Renuncien”, frases que, uno podría jurarlo, son el sentir de una gran parte de los mexicanos.

    Sin embargo, día a día me convenzo de lo contrario.

    Hoy tuve mi primera clase de mi curso del proyecto terminal que voy a presentar para titularme (espero). Como es sabido por todos los que son o han sido estudiantes alguna vez, casi por regla general, la primera clase es clase muerta, se tratan algunos puntos referentes al curso, se informa sobre el programa, evaluaciones… Después de eso, el resto de la clase los asistentes vuelcan su atención a otros asuntos. En mi curso, las edades de los alumnos andan entre los 22, 23 años, así que por lo general, en esos momentos se escuchan pláticas frívolas en el tono de: “Goooey, cambié mi cel, y está increíble”, “No mams (así, como tal: “mams”), fui a ver Thor otra vez, nomás porque está buenísimo el goey”, o “¿Alguien sabe como en cuánto anda un cargador para mac?” (¡DIOS, BUDA, ZEUS, BRAHMA, SI EN REALIDAD ESTÁN AHÍ, MANDEN DE REGRESO MIS AUDÍFONOS!) Pues hoy, ésa era la situación, hasta que por ahí una voz se coló de entre las demás:

    —Pues yo  no sé qué voy a hacer con mi último sueldo…

    —¿Por qué? ¿Te van a correr?

    —No, yo voy a renunciar.

    —¿Dónde trabajas?— Interrumpe la profesora

    —En el canal (canal de TV del gobierno del estado. El nombre será omitido para preservar mi integridad). Es que las cosas se están poniendo muy feas. Como cambió el gobierno, están metiendo mucha gente, y sacando aun más.

    —Uy, pues qué mal—contesta la profesora.

    —Si, pero no importa. Al fin yo ya no quería trabajar, y no está tan mal, el nuevo gobernador trae mucha gente joven. Creo que va a ser un buen gobernador

    —¿Sí? ¿Crees?

    —Pues, sí, con todo lo que hizo el anterior gobernador, ahora las cosas van a estar mejor. Hizo carreteras, hospitales, escuelas…

    —Sí, creo que sí, además la gente lo quiere mucho. Qué bueno que ganó el PRI, para que se siga trabajando igual.

    De acuerdo, todos tenemos nuestra opinión; todas cuentan igual y son igual de valiosas. El gobierno es (o debería ser) calificado por los ciudadanos. Sin embargo —y hablo con conocimiento de causa—, en mi estado, y en muchos otros la opinión pública es inexistente. Aquí, el gobierno controla el total de los medios de comunicación. No hay uno que no esté intervenido. Los que por trabajo, o por gusto estamos al tanto de los medios en general, tienen una visión más amplia de cómo se manejan estas situaciones en los estados gobernados por el PRI (es un ejemplo, porque con los otros partidos es igual, en mayor o menor medida). No hay errores, no hay críticas, sólo elogios y flores para el gobierno. Convierten en hazañas o actos inéditos, acciones que son obligaciones de cualquier administración, como construcción y mejora de carreteras, hospitales, programas sociales. ¡Carajo!, es su chamba, para eso se les paga, y bien; para eso se pagan impuestos, permisos, multas… Las noticias incluso son tratadas de modo que el gobierno siempre sea el héroe de la película. Uno se siente como en 1984 (tuve que poner Wikipedia, ni modo).

    Por ejemplo, dos notas que abordan la misma situación, pero una es de un diario local,y la otra nacional:

    Hidalgo tiene potencial para albergarAEM: Neri Vela

    El astronauta quien estuviera en misión espacial del 26 de noviembre al 3 de diciembre de 1985, aseveró que hay otras entidades donde se puede poner la agencia espacial mexicana.

    “Felicitó al gobierno de Hidalgo porque tiene interés, está bastante cerca de la Ciudad de México, eso podría considerarse una ventaja y si algún día se concreta el aeropuerto de Tizayuca, esa sería otra ventaja”, señaló el también académico de la UNAM.

    Y esta otra:

    Revela Neri Vela desventajas de Hidalgo para agencia espacial

    Notimex – “Aunque la entidad ofrece varias ventajas, por recursos económicos, desarrollo tecnológico, académico y científico, hay muchos otros lugares como opciones”, aseguró.

    “Tenemos que ser realistas, hay otras ciudades en la República que tienen mejores comunidades universitarias, más centros de investigación, mayor infraestructura y número de investigadores nacionales”, refirió.

    Con medios como éstos, una sociedad apática, poco participativa y mal enterada, no hay que ser un genio para declarar en coma a la opinión pública.

    ¿Cómo los jóvenes van a tener un punto de vista distinto de su situación, de su estado, de su gobierno, si no conocen ni se interesan por conocer sus derechos, sus privilegios como ciudadanos? ¿Si nunca han visto algo distinto?

    Estos jóvenes, esta generación no recuerda los “mejores” años del PRI, la guerra sucia, el autoritarismo, la represión, la censura, el presidencialismo, la opacidad, nepotismo, el origen de la corrupción ¡Claro que no! No lo recuerdan porque no lo vivieron (ni yo, pero por fortuna me pude informar).

    En la actualidad, se presentan en los medios, sucesos que están marcando el futuro inmediato de México, y los jóvenes (algunos) no son capaces de abrir su mente a éstos. Repiten las frases, tanto que pierden el sentido, pasan de moda, y se olvidan. Le echan la culpa al pobre pendejo de Calderón de las desgracias del país (que en gran parte así es), porque es lo de hoy, sin embargo, hace cinco años era lo más nice votar por él.

    El año que entra, muchos de estos jovenzuelos, muchas amas de casa, muchos clientes de gobiernos priistas, van a votar por ese pinche copetón (que ya se cree presidente el pendejo), porque sale en la tele, porque es el más popular, porque es el más guapo, porque el PRI ya cambió; porque no les/nos interesa quien gane, si todo va a seguir igual.

    Aquí es donde viene el exhorto, o la convocatoria a que se sumen a, ¿a qué? ¿A alguien le interesa?

     
c
Crea una nueva entrada
j
Siguiente entrada / Siguiente comentario
k
anterior entrada/anterior comentario
r
Responder
e
Editar
o
mostrar/ocultar comentarios
t
ir al encabezado
l
ir a iniciar sesión
h
mostrar/ocultar ayuda
shift + esc
Cancelar